Cover

Día Internacional de la Enfermera: Estudio de caso de la semana


La enfermería en el corazón de la atención a la tuberculosis infantil: Tayikistán

Autor: Zamira Rahmonova y colegas Informe de MSF sobre la atención a la tuberculosis infantil 2018

TB

El Informe Mundial sobre la Tuberculosis de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha puesto de manifiesto grandes lagunas en la detección y gestión de casos de tuberculosis infantil. Con el fin de superar dichas lagunas en Tayikistán, que tiene una de las mayores cargas de tuberculosis multirresistente a los fármacos en el mundo, se está recurriendo a las enfermeras con un nuevo modelo multidisciplinar para mejorar la detección de casos y la gestión de esta enfermedad.

Las enfermeras del programa integral de atención a la tuberculosis infantil del Ministerio de Salud tayiko y de Médicos sin Fronteras llevan colaborando desde 2015 en la realización de una búsqueda sistemática y activa de casos en sus áreas de actuación analizando a las familias de todos los casos índice de niños (tuberculosis resistente a los fármacos) y adultos (tuberculosis tanto susceptible como resistente a los fármacos), método conocido como seguimiento de contactos. Se trata de un método eficaz para detectar casos desconocidos o sin diagnosticar con el fin de poner en marcha el tratamiento correspondiente y contribuir a mejorar los malos resultados, además de minimizar/prevenir la continuidad de la transmisión.

Como la población infantil es la más vulnerable frente a las formas más graves de la tuberculosis - por ejemplo la meningitis tuberculosa - y puede avanzar con mayor rapidez desde la infección hasta la enfermedad, es fundamental realizar un seguimiento de los contactos de los niños de los adultos para detectar casos sin diagnosticar y ponerles tratamiento. El programa también ofrece la oportunidad de mejorar la educación en salud, así como la detección de otros problemas de salud (por ejemplo, la malnutrición), una mayor detección en los pacientes muy jóvenes en los que la progresión de la enfermedad es más rápida y menos específica y, lo que es más importante aún, el fortalecimiento de las medidas de control de infecciones en el hogar. Juntas, estas actividades actúan como medidas de prevención primarias que modifican el entorno y rompen el círculo de transmisión en las familias y, más en general, en la comunidad más amplia. Durante las visitas a domicilio, las enfermeras imparten formación a las familias en tema de control de infecciones y detección de las señales y síntomas de la tuberculosis. Las enfermeras facilitan derivaciones para pruebas diagnósticas y garantizan que el equipo médico y las familias concernidas reciben los resultados.

Una vez comenzado el tratamiento, las enfermeras monitorizan y gestionan el crecimiento y bienestar de los niños, además de su adherencia terapéutica y efectos secundarios. Asimismo, garantizan que los niños reciben la medicación adecuada para su edad y que las familias reciben apoyo nutricional en caso necesario.

Davlatmo Safaralieva lleva trabajando en el hospital de tuberculosis de Machiton desde 2009 y es la enfermera más antigua del servicio de pediatría.

“En los últimos años, nuestro enfoque a la prestación de cuidados pediátricos ha ido cambiando gradualmente. No hay más que ver lo que estamos haciendo ahora: apoyo a las familias, apoyo nutricional, una vistosa zona de juegos para los niños. Todo ello contribuye a crear un entorno para que sigan motivados y continúen el tratamiento. Es fantástico que preparemos las dosis de la forma más adecuada para los niños, por ejemplo con yogures, mermeladas y cacahuetes que hacen que el momento de tomar los medicamentos sea muy sencillo tanto para ellos como para las enfermeras. A los niños les encanta cuando las enfermeras colocan una estrella o una sonrisa en su cuadro de medicamentos para indicar cada toma del fármaco realizada correctamente; es una forma de puntuar como en la escuela. Las madres están contentas de que sus hijos estén en el corazón de nuestros cuidados.”

El seguimiento de contactos ha sido un factor esencial para la detección de casos. En el ámbito del esfuerzo concertado llevado a cabo desde 2016 se han realizado unas 6 000 visitas a familiares y contactos cercanos, lo cual ha permitido la detección e incorporación de 57 pacientes de tuberculosis resistente a los fármacos a la cohorte del Ministerio de Salud/Médicos sin Fronteras, la mayoría de ellos pediátricos pero también algunos contactos adultos. Estos casos representan el 34% de los que comenzaron su tratamiento en 2016, porcentaje que ascendió al 55,8% en 2017.