Cover

Día Internacional de la Enfermera: Estudio de caso de la semana

5 Mayo 2020


Modelo de continuidad de cuidados dirigidos por parteras: Hong Kong

Autor: Lai Ka Wai, Partera Registrada, Enfermera de Práctica Avanzada

IDM

El 5 de mayo, Día Internacional de la Partera, celebramos la labor de la partería, nuestra profesión hermana, con este estudio de caso de Hong Kong.

Los cuidados dirigidos por parteras ofrecen un abanico considerable de ventajas, en particular un menor número de anestesias epidurales, episiotomías o partos instrumentales. Asimismo, la tasa de partos vaginales es mayor al riesgo de nacimientos prematuros o de resultados adversos (Sandall, Soltani, Gates, Shennan y Devane, 2016).

En 2017, el Departamento de Obstetricia y Ginecología del Hospital Príncipe de Gales de Hong Kong adoptó un modelo de continuidad de cuidados dirigidos por parteras a través del cual el mismo equipo de parteras, conocido como equipo de “Continuidad de Cuidados Obstétricos (CCO)”, se encarga de los casos de bajo riesgo a lo largo de todo el embarazo, el parto y el periodo postnatal. Las ventajas de la continuidad de cuidados no se limitan únicamente al resultado del parto sino que también ofrecen tranquilidad psicológica a las mujeres, en especial a las que experimentan un proceso de parto inesperado o anormal.

La Sra. A era primigrávida y siempre había gozado de buena salud. Acudió a la unidad para una revisión prenatal. Su serología prenatal era normal y en el cribado del primer trimestre para síndrome de Down y en la ecografía morfológica no se detectó nada reseñable. A la vista de la normalidad de los resultados, la Sra. A quedó bajo los cuidados del equipo CCO con el mismo equipo de parteras dispensándole cuidados continuados en las sucesivas consultas prenatales, el anteparto y el intraparto, así como en el periodo postnatal, y se fue generando una buena relación entre el equipo y la Sra. A. Ella ya había manifestado su confianza en el equipo CCO durante las consultas prenatales y quería un parto vaginal sin analgésicos farmacológicos u otras intervenciones puesto que consideraba que podían ser nocivos para su bebé y la lactancia.

En la semana 39 de embarazo, la Sra. A fue ingresada en la unidad por una rotura de membrana espontánea y se detectó líquido amniótico meconial (LAM) claro, por lo que se consultó a un obstetra. En vista de la situación, se le ofreció la inducción del parto. Contó con apoyo y monitorización de cerca por parte de las parteras del equipo CCO, además de tener a su marido al lado de su cama y facilitársele distintos métodos analgésicos no farmacológicos. A pesar de la persistencia de LAM claro, tanto el cardiotocógrafo como la evolución del parto eran normales y satisfactorios.

Sin embargo, por desgracia, cuando el cuello uterino estuvo completamente dilatado, el ritmo cardiaco fetal cayó súbita y drásticamente y se detectó LAM espeso, lo cual indicaba que el feto podía estar comprometido. Se consultó inmediatamente al obstetra y se aconsejó un parto asistido con ventosa. Como la situación del feto era inestable, el marido de la Sra. A no debía seguir al lado de su cama y se le pidió que se marchara. Finalmente la Sra. A dio a luz a una niña tras un parto complicado. El pediatra había estado ahí preparado para reanimar al bebé durante el parto y detectó una fractura en la clavícula derecha, además de sospechar una hemorragia subaracnoidea. El bebé fue trasladado a la unidad neonatal para continuar con su tratamiento. Es comprensible que este resultado repentino e inesperado supusiera un disgusto para la Sra. A, así que la partera del equipo CCO permaneció al lado de su cama tomándole la mano como señal de apoyo y consuelo.

Al día siguiente, la partera del equipo CCO visitó a la Sra. A, que estaba mucho más tranquila, en el servicio postnatal. Además de realizarle una exploración física, la partera también le ofreció una charla informativa para evaluar la experiencia del parto y conocer sus sentimientos. La Sra. A afirmó que el resultado inesperado de su parto le había provocado sensación de fracaso y culpa. La partera escuchó activamente todo lo que tenía que decir animándola asimismo a mostrar sus sentimientos y tranquilizándola. A pesar de su experiencia de parto subóptima, la Sra. A apreció el apoyo permanente del equipo CCO a lo largo de su embarazo y parto. Como estuvo cuidada por parteras que ya conocía, confiaba más en sus cuidados y creía firmemente que los médicos y las parteras habían hecho todo lo posible para protegerla a ella y a su bebé. Gracias a la charla informativa tras el parto se sintió aliviada psicológicamente porque para ella había sido un mecanismo de ventilación emocional y aclaración. Además, estaba contenta porque el pediatra le había asegurado que a su bebé no se le había detectado ninguna hemorragia subaracnoidea en las pruebas exhaustivas que se le habían realizado y que el pronóstico de la fractura era bueno.

La mayor parte de los estudios realizados ha demostrado una mayor satisfacción con los distintos aspectos de la continuidad de cuidados dirigidos por parteras en comparación con otros modelos de cuidados. También se ha descubierto una reducción de los resultados adversos asociados a la atención obstétrica (Ten Hoope-Bender et al., 2014). Dado que siempre existe una pequeña posibilidad de que las mujeres tengan un parto con un resultado insatisfactorio, el equipo CCO ofrece atención psicológica. La continuidad de cuidados dirigidos por parteras puede contribuir a generar confianza y compañerismo entre las parteras y los clientes, lo cual es fundamental no solo para el bienestar físico de la madre y el bebé sino sobre todo para promover el consuelo psicológico especialmente en momentos difíciles para las madres.

Referencias

Sandall J., Soltani H., Gates S., Shennan A., & Devane D. (2016). Midwife-led continuity models versus other models of care for childbearing women. Cochrane Database of Systemic Reviews, Issue 4, Art. No.: CD004667. DOI: 10.1002/14651858.CD004667.pub5.

Ten Hoope-Bender P., de Bernis L., Campbell J., Downe S., Fauveau V., & Fogstad H., et al. (2014). Improvement of maternal and newborn health through midwifery. Lancet 384: 1226-1235.

World Health Organization (2019). Midwife-led care delivers positive pregnancy and birth outcomes. A disposición aquí

Recursos disponibles de la Confederación Internacional de Parteras:

Haga clic aquí para leer la declaración completa de la Confederación Internacional de Parteras instando a los gobiernos a proporcionar equipos de protección individual a las parteras

Haga clic aquí para ver la declaración de la Confederación Internacional de Parteras instando a la defensa de los derechos de las mujeres en el parto durante la pandemia de coronavirus