IND case studies cover

Día Internacional de la Enfermera: Estudio de caso de la semana

14 Enero 2020


Sensibilización sobre el cáncer de mama: Hong Kong

Autor: Chun Oi Kwan

 

El cáncer de mama es el cáncer más común entre las mujeres de Hong Kong y afecta a una de cada cinco hongkonesas a lo largo de su vida. En 2016, se registraron más de 4 000 nuevos casos con una media de edad de 56 años en el momento del diagnóstico. Por suerte, la tasa de supervivencia del cáncer de mama se ha visto incrementada considerablemente gracias a los tratamientos personalizados y a una mejor comprensión de la enfermedad.

Aunque no existan medidas preventivas contra el cáncer de mama, los estudios apuntan a que los estilos de vida saludables, en particular una dieta equilibrada y sana, hacer ejercicio con regularidad, controlar el peso corporal, una adecuada gestión del estrés y evitar fumar y beber alcohol pueden minimizar el riesgo de desarrollar esta enfermedad.

Someterse a una mamografía es la mejor forma de detección precoz del cáncer de mama cuya tasa de supervivencia es muy elevada si se diagnostica en una fase temprana. Un diagnóstico precoz también puede minimizar las repercusiones físicas y psicológicas del tratamiento. Sin embargo, no hay ningún programa de mamografías financiado por el gobierno de Hong Kong.

La mayoría de las hongkonesas cuentan con un nivel de formación alto y conocen el cáncer de mama, pero también creen que nunca les ocurrirá a ellas. Tampoco se realizan autoexploraciones por no saber cómo hacerlo y por vergüenza.

En septiembre de 2018, se lanzó una innovadora campaña de sensibilización sobre salud mamaria para que las mujeres conozcan los riesgos y los sientan por sí mismas.

La astucia de la campaña consistía en recurrir a ‘cupcakes secretos’, es decir cupcakes de vainilla con forma de seno bañados en crema de queso de los cuales uno de cada seis contenía un trozo de tofe duro dentro. Las probabilidades de uno a seis de recibir un cupcake secreto reflejaban el riesgo medio de una hongkonesa de padecer cáncer de mama a lo largo de su vida.

Se llevó un camión con cupcakes secretos a la zona de mayor ajetreo de la ciudad. Además de regalar cupcakes, el camión proyectaba un vídeo sobre el cáncer de mama y contenía un aula en su interior donde unas enfermeras dedicadas a la salud mamaria enseñaban, utilizando un maniquí, cómo realizarse una autoexploración propiamente dicha.

En total, se regalaron 6 000 cupcakes en un plazo de ocho horas y más de 800 personas desde adolescentes hasta mujeres mayores, junto con sus novios y maridos, asistieron al aula de salud mamaria. La campaña pretendía atraer y deleitar a las mujeres en lugar de asustarlas. Queríamos que captaran el mensaje y se lo trasladaran a sus familias y amigos. Este tipo de educación comunitaria es una gran forma de promover la sensibilización sobre la salud mamaria.

Haga clic aquí para ver el vídeo