IND2021 cover

Liderazgo de enfermería en Kentucky durante una pandemia

16 Marzo 2021


Autores: Janie Heath, Ruth Carrico y Delanor Manson

USA Kentucky Nursing Leadership during a pandemic

Con ocasión del Día Mundial del Liderazgo el 20 de marzo, el CIE les ofrece una historia de líderes de enfermería fuertes que, al igual que muchos otros en todo el mundo, están luchando en las primeras líneas de batalla contra la pandemia de COVID-19 e impartiendo formación de enfermería de calidad a la próxima generación de enfermeras.

Cuando la Organización Mundial de la Salud declaró 2020 “Año de la Enfermera y la Partera,” nadie imaginó que sería así. Esa declaración permanecerá en nuestros corazones para siempre puesto que las enfermeras de todo el mundo siguen capeando la tormenta pandémica de COVID-19.

Al igual que hicieron Florence Nightingale, madre de la enfermería moderna, y Mary Jane Seacole, enfermera y mujer de negocios británico-jamaicana, en la guerra de Crimea, las enfermeras están sacrificándose hoy poniendo a los demás por encima de sí mismas. Desde el 11-S hasta el ébola o el huracán Sandy, en EE.UU. las enfermeras se han enfrentado a cada reto con coraje y pasión. La crisis de COVID-19 no ha sido una excepción y, en Kentucky, se ha establecido una colaboración de enfermería como guía de la riqueza común, sus ciudadanos, enfermeras y estudiantes durante la crisis.

Se ha trabajado día y noche, tanto prestando servicio en las primeras líneas de la atención de salud como realizando experiencias de investigación virtual, ofreciendo alternativas innovadoras de telesalud o trasformando entornos educativos en formación en línea. Más de 80 000 enfermeras han recibido el apoyo de la Asociación de Enfermeras de Kentucky (KNA) para contribuir a mantener la seguridad y el bienestar.

La Organización de Enfermeras Líderes de Kentucky, otras organizaciones de enfermería, y la Junta de Enfermería de Kentucky también han redoblado su labor. Cada día, han abogado por la seguridad y la protección de las enfermeras que se enfrentaban a carencias en la cadena de suministro de Equipos de Protección Individual (EPI), repuntes en el número de contagios y nueva evidencia sobre el tratamiento y la contención de la COVID-19.

También han intensificado su trabajo enfermeras académicas líderes en todo Kentucky para que los estudiantes tuvieran éxito a pesar de las enormes presiones provocadas por los recortes estatales. El profesorado ha encontrado soluciones creativas para ayudar a los estudiantes a realizar las horas clínicas requeridas no obstante las muchas instalaciones sanitarias que estaban limitando su acceso. Solo en Kentucky, 3 000 estudiantes de pregrado de enfermería se graduaron a finales de 2020.

Además de todas sus acciones, los líderes de la profesión en Kentucky han recordado que las enfermeras también son humanas y han reconocido la necesidad imperiosa de EPI “emocionales” para tratar el tsunami de salud mental al que se enfrentaban las enfermeras a nivel personal y para sus pacientes, familias y comunidades. Quizá sea este el efecto individual más importante que han tenido puesto que, lamentablemente, en Estados Unidos los índices de suicidio de enfermeras son ahora más elevados que en la población general y no nos podemos permitir perder ninguna vida más de la fuerza laboral de enfermería por suicidio.

Las enfermeras de Kentucky han sentido el estrés de sus circunstancias tanto en el trabajo como en casa. En medio de una crisis tras otra, han ofrecido consuelo y cuidados a los pacientes así como a sus propias familias y amigos que, en algunos casos, han pasado apuros por falta de cuidados para los niños, pérdida del puesto de trabajo, síntomas activos de COVID y un país dividido.

Kentuckianos generosos han donado tiempo y dinero para la distribución de EPI por todo el estado, en particular mascarillas y desinfectantes de manos, y también EPI emocionales como la campaña de cintas de color albaricoque y de carteles de la KNA. Se han colocado más de 1 000 cintas y 600 carteles de agradecimiento en lugares prominentes distribuidos por los 120 condados de Kentucky. Las enfermeras han recibido reconocimiento público por su inagotable dedicación a la prestación de cuidados durante la pandemia.

Se ha elegido el color albaricoque para la campaña de cintas porque es el “color académico de la enfermería” y porque la gama naranja representa “calidez, optimismo y esperanza”. Se han colocado lazos alrededor de árboles, farolas y otros lugares para elevar el espíritu de los proveedores de primera línea.

La Dra. Camille Burnett ha contribuido al lanzamiento de una campaña pública de escritura de cartas por todo el estado llamada Heart-2-Heart (de corazón a corazón) en el ámbito de una alianza entre la Facultad de Enfermería y la de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de la Universidad de Kentucky. Esta iniciativa, que ahora es de carácter nacional, ha contado con una red de jóvenes del Programa de Desarrollo de la Juventud 4-H del condado de Fayette en Kentucky a quienes se ha animado a preparar tarjetas, realizar dibujos y escribir cartas para apoyar a los trabajadores sanitarios en los lugares de tratamiento de la COVID-19. Hasta la fecha, más de 3 000 enfermeras de Kentucky han recibido tarjetas Heart-2-Heart.

Mediante varias plataformas para una amplia difusión de la campaña Heart-2-Heart como redes sociales, conferencias educativas y entornos académicos, las enfermeras líderes de Kentucky siguen dedicando recursos a la promoción de los EPI emocionales. Estudios de investigación en gestión de crisis han demostrado repetidamente que las adversidades, como una pandemia, disturbios raciales o una elección presidencial, no deben impedirnos la consecución de nuestro máximo potencial. Colectivamente, la comunidad de enfermería de Kentucky ha seguido siendo resiliente y fuerte a pesar de que siguen corriendo tiempos difíciles. Trabajando conjuntamente, permaneciendo conectada y comunicando estrategias intencionales, como las indicadas a continuación, ha emergido más fuerte y sana.

  1. Permanecer centrados en lo que podemos controlar: detener la COVID-19 sin ayuda de nadie está fuera de nuestro alcance pero puedes controlar tu reacción ante las dificultades siguiendo las recomendaciones de los centros para el control de enfermedades como el lavado de manos, la distancia social y la desinfección de superficies.
  2. Tomarse tiempo para respirar y reflexionar: pensar que nuestro nuevo mundo con COVID-19 ofrece oportunidades para realizar ajustes creativos y conexiones familiares regresando a tiempos más sencillos en nuestras vidas con paseos al aire libre, cenas juntos y juegos de mesa.
  3. Practicar la gratitud: encontrar algo positivo cada día y estar agradecido por cosas sencillas como días bonitos de sol o pasar más tiempo con animales domésticos es fundamental para la salud y el bienestar mental.
  4. Cuidar de nosotros mismos: priorizar el “tiempo para mí” en medio de una crisis es tan complicado como fundamental para superarla con salud. Debes dormir bien, hacer ejercicio y comer sano para poder cuidar mejor de los demás y de tus comunidades.

Ahora mismo, las enfermeras de Kentucky, junto con miles de profesionales sanitarios y trabajadores del sector servicios, están manteniendo a flote su estado y su nación. Las enfermeras líderes de Kentucky están agradecidas por los incansables esfuerzos de tantas personas que siguen construyendo una cultura de la salud y fortaleciendo al personal de enfermería en estos tiempos sin precedentes. #TogetherKY #KYNursingStrong/p>

Si tienen alguna pregunta sobre la campaña Heart-2-Heart o si desean información sobre cómo colaborar, pónganse en contacto con [email protected]