Las profesiones de la salud apoyan el informe principal del Grupo independiente de preparación y respuesta frente a las pandemias para invertir en la preparación ahora y prevenir la próxima crisis

28 Mayo 2021

WHPA logo

Representando a los dentistas, enfermeras, farmacéuticos, fisioterapeutas y médicos del mundo, la Alianza Mundial de Profesiones de la Salud (WHPA) sostiene las conclusiones y acciones concretas establecidas en el informe del Grupo independiente de preparación y respuesta frente a las pandemias.

El informe, que se está presentando durante la 74ª reunión de la Asamblea Mundial de la Salud esta semana, pone de relieve la necesidad acuciante de reformar significativamente los sistemas internacionales y nacionales para evitar pandemias de enfermedades infecciosas en el futuro y contiene una lista de control con acciones urgentes para guiar el final de la COVID-19.

La pandemia de COVID-19 ha demostrado que contar con una fuerza laboral para la salud robusta es clave para sostener a las comunidades en cualquier emergencia sanitaria. Tal y como se establece en el informe, "la agilidad con la que los países han podido manejar el aumento vertiginoso de la demanda de personal sanitario ha marcado una diferencia clave entre respuestas exitosas y respuestas dificultosas."

Los profesionales de la salud y los cuidadores se han visto y siguen viéndose gravemente afectados por la COVID-19, especialmente con la aparición de la COVID persistente como enfermedad prolongada. Durante la pandemia, los cinco miembros de la WHPA han abogado por los derechos, el respeto y el apoyo a los profesionales sociosanitarios. En este sentido, la WHPA, con una base de afiliación de más de 41 millones de profesionales sanitarios a nivel global, ha contribuido al informe para facilitar el reclutamiento de profesionales de la salud, tanto trabajando en primera línea como prestando servicios de salud esenciales, para participar en debates de grupos focales, que han proporcionado perspectivas e historias de profesionales sanitarios sobre el terreno en todo el mundo y han servido como fuente de información para los resultados del informe y el documento de base del Grupo independiente de preparación y respuestas frente a las pandemias "Impacto en los servicios de salud esenciales".

La WHPA cree que hacen falta acciones concretas y compromisos económicos ambiciosos para contribuir a salvaguardar nuestros sistemas de salud infrafinanciados y afectados por la COVID. Todo ello es fundamental para garantizar la salud, seguridad y retención de nuestra fuerza laboral esencial. Hemos de hacer las cosas mejor para protegerles, no solo a ellos sino también a sus pacientes, familias, comunidades y la salud de los países en sentido más amplio.

Como representamos a los profesionales de la salud en el Comité de Dirección de la OMS para el Año Internacional de los Trabajadores de la Salud y los Cuidadores, la WHPA sigue instando a un cambio real para mejorar los sistemas sanitarios mediante fuentes de financiación adicionales y esfuerzos coordinados. En ausencia de una fuerza laboral para la salud robusta, la seguridad del paciente está en riesgo y nos alejamos de la consecución de la cobertura sanitaria universal.

En consecuencia, la WHPA insta a quienes formulan las políticas, reguladores, órganos profesionales, centros de salud y comunidades a que Defiendan los Entornos Positivos para la Práctica y, tras un debate de expertos que ha albergado, pide a todos los países que clasifiquen y traten la COVID-19 como enfermedad laboral.

Fin

La Alianza Mundial de Profesiones de la Salud (WHPA) habla en nombre de más de 41 millones de profesionales sanitarios en todo el mundo recopilando conocimiento y experiencia esenciales de profesiones sanitarias clave en más de 130 países.

La WHPA fue fundada en 1999 y ahora reúne a las organizaciones mundiales que representan a odontólogos, enfermeras, farmacéuticos, fisioterapeutas y médicos. Trabajamos para facilitar la colaboración entre las profesiones de la salud y los grandes grupos de interés como gobiernos y organizaciones internacionales, en particular la Organización Mundial de la Salud. Al trabajar en colaboración, en lugar de hacerlo en caminos paralelos, se benefician los pacientes y sistemas de salud.

Juntos, los socios de la WHPA reúnen a más de 600 organizaciones nacionales miembro, lo cual nos convierte en el punto clave de acceso global a profesionales sanitarios en las cinco disciplinas.

La Federación Dental Internacional (FDI) es el principal organismo representativo de más de un millón de odontólogos en todo el mundo y su base de afiliación está formada por cerca de 200 asociaciones dentales nacionales en unos 130 países.

La Federación Internacional de Farmacia (FIP) es la federación mundial de organizaciones nacionales en representación de más de cuatro millones de profesionales, científicos y docentes farmacéuticos en todo el mundo.

El Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) es una federación de más de 130 asociaciones nacionales de enfermeras en representación de los 27 millones de enfermeras en todo el mundo.

Fisioterapia Mundial es la voz internacional exclusiva de la fisioterapia y representa a más de 660 000 fisioterapeutas en todo el mundo a través de sus 125 organizaciones miembro.

La Asociación Médica Mundial (AMM) es una organización internacional en representación de más de nueve millones de médicos afiliados a 115 asociaciones médicas nacionales.

'Defienda los Entornos Positivos para la Práctica', una campaña puesta en marcha por la Alianza Mundial de Profesiones de la Salud (WHPA), pone de relieve la necesidad de actuar urgentemente para afrontar la crisis global de personal de salud; hay demasiados países con una terrible escasez de profesionales sanitarios, lo cual repercute negativamente en los resultados de salud de las poblaciones y el bienestar de los trabajadores sanitarios. Las razones son complejas, pero un motivo imperante es la mala calidad de la mayoría de los entornos sanitarios que está menoscabando la prestación de servicios de salud y alejando a los profesionales sanitarios de su función de prestación de cuidados y de sus países.

Los entornos positivos para la práctica –centros de salud que apoyan la excelencia y condiciones de trabajo decentes– han demostrado tener la capacidad de atraer y retener al personal, así como de proporcionar cuidados de calidad a los pacientes y fortalecer el sector de la salud en su conjunto. Por ello, esta campaña mundial de la WHPA está instando a los profesionales de la salud, gestores, gobiernos, legisladores y tomadores de decisiones y líderes de la comunidad a 'Defender los Entornos Positivos para la Práctica'. www.positivepracticeenvironments.org