Cover

La reunión virtual de enfermeras de todo el mundo resalta la importancia de la unidad, la solidaridad y la colaboración ante la pandemia de COVID-19

15 Julio 2020


Las Asociaciones Nacionales de Enfermería (ANE) del Consejo Internacional de Enfermeras han celebrado una reunión virtual el mes pasado para debatir el estado de la profesión y la planificación post COVID-19. Para leer el informe completo, haga clic aquí.

La reunión bienal de las ANE miembro del CIE se ha celebrado virtualmente por primera vez el 19 de junio de 2020 con más de 65 ANE y más de 120 delegados inscritos.

Durante las reuniones se han escuchado informes de unas 30 ANE que han ilustrado los retos a los que se enfrentan las enfermeras durante la pandemia destacando las cuestiones que habrá que abordar en los próximos años.

Gran cantidad de enfermeras se han contagiado de COVID-19. Tristemente, muchas de ellas han fallecido y en todas las regiones del mundo se ha denunciado la falta de suficientes equipos de protección individual adecuados y de alta calidad.

En algunos países, a las enfermeras únicamente se les han dado guantes y mascarillas para atender a los pacientes de COVID-19 a pesar de los conocidos riesgos y recomendaciones de que las pantallas de protección y las batas resultan esenciales para prestar cuidados en esa situación. Los preparativos para una segunda oleada de la pandemia de COVID-19 o futuras pandemias son fundamentales para que los países cumplan con su deber de proteger a su personal de enfermería y a sus pacientes.

En numerosos países, las enfermeras se están enfrentando a situaciones de violencia y agresiones durante la pandemia por miedo a que puedan llevar la infección a sus comunidades. Esta violencia es completamente inaceptable y el CIE ha instado a los gobiernos a proteger a sus enfermeras y a actuar como corresponda con los autores. Hacen falta mensajes de salud pública claros para reducir la ignorancia tras estas agresiones.

Entre las demás cuestiones importantes para la profesión tratadas durante la reunión se encuentra la escasez global de enfermeras, que el informe sobre el Estado de la Enfermería en el Mundo cifra en seis millones, la necesidad de una mejor formación en liderazgo y mayores oportunidades para que las enfermeras trabajen en roles avanzados con capacidad para incrementar el acceso de los pacientes a servicios que de otra manera no tendrían a disposición.

Otros temas debatidos en la reunión han sido la necesidad de reconocer el racismo en el ámbito sanitario y en la enfermería y considerarlo como una crisis de salud pública que se ha de afrontar en todo el mundo.

Muchas ANE han comentado que la labor de las enfermeras en la pandemia les ha hecho aparecer ante los ciudadanos como un preciado recurso. También han resaltado la conveniencia de aprovechar este reconocimiento para garantizar que las enfermeras reciben el respeto que se merecen, y que ese respeto se transforme en beneficios tangibles como condiciones laborales y sueldos mejores.

Las enfermeras que han asistido a la reunión han solicitado mayor respeto hacia los mayores, muchos de los cuales no han recibido cuidados óptimos durante la pandemia.

La Presidenta del CIE Annette Kennedy ha ilustrado brevemente el trabajo y las prioridades del CIE afirmando que la pandemia le había brindado muchas oportunidades al CIE de hablar directamente con el Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Dr. Tedros y con otras figuras en puestos de alto nivel y había ayudado a colocar a las enfermeras y a la enfermería en los titulares de los medios de comunicación internacionales.

La Sra. Kennedy ha declarado: “Esta reunión virtual ha permitido que las enfermeras del mundo hablen libremente sobre sus preocupaciones y resaltar hasta qué punto es importante que la familia de la enfermería cuente con el apoyo de sus gobiernos y las poblaciones a las que atienden. Resulta trágico que hayamos perdido a tantas enfermeras a causa de la pandemia y sin embargo, a pesar de los peligros, las enfermeras del mundo están dando un paso al frente allá donde son necesarias asumiendo a menudo grandes riesgos personales. Es inaceptable que se espere que trabajen en áreas peligrosas sin la debida protección personal. Una vez más pido a los gobiernos que corrijan esta situación inmediatamente. 2020 no es el año que esperábamos pero ha demostrado ser verdaderamente el año de la enfermera.”

El Director General del CIE Howard Catton ha añadido que el CIE sigue recabando datos sobre las tasas de contagio y mortalidad de las enfermeras por el COVID-19. “Seguiremos haciéndolo hasta que deje de existir la necesidad de hacerlo,” ha afirmado. “Instamos a los gobiernos a recopilar estos datos de manera sistemática y a centralizarlos con la OMS al objeto de estar mejor posicionados para proteger a las enfermeras y a los pacientes a los que cuidan.”

Descargar del comunicado aquí.