La opinión de los ex alumnos del GNLI – Parte 5

cover

 

‘Quería ser mucho más clara y tener más repercusión al intentar influenciar a los demás’

 

De Colin Parish
Escritor/editor de la plantilla del CIE

 

 

Patsy Yates es una distinguida profesora, además de la Directora de la Facultad de Enfermería en la Universidad de Tecnología de Queensland, Australia. En 2018, alcanzó la Presidencia de la Sociedad Internacional de Enfermeras Oncológicas (ISNCC), afiliada al CIE.

La Profesora Yates asistió al Global Nursing Leadership Institute (GNLI)TM (Instituto Mundial de Liderazgo en Enfermería ) en 2018 para mejorar los aspectos relativos al diseño de políticas en su labor cotidiana y su papel como Presidenta de la ISNCC.

Se trata de un programa de liderazgo estratégico que prepara a enfermeras del más alto nivel en todo el mundo para impulsar políticas de mejora de la salud de las personas, así como la atención sanitaria y la profesión de enfermería.

‘Cuando solicité el programa mis principales objetivos eran mejorar la eficacia de mi capacidad de influencia,’ afirma la Profesora Yates. ‘He ocupado numerosos puestos sénior como por ejemplo en consejos de administración y comités políticos. Siempre he pensado que aunque supiera lo que había que hacer no siempre lograba trasladar el mensaje con la claridad necesaria. Gracias a este programa he podido afinar mis planteamientos y adquirir más confianza para influir en los demás’.

Asimismo, afirma que la capacidad de influenciar las políticas al más alto nivel te permite eliminar barreras del sistema y obtener mejores resultados para los pacientes.

‘Poder influir en el sistema en sentido más amplio permite que la enfermería realice una aportación mucho mayor y eliminar algunas de las barreras del sistema que nos impiden lograr buenos resultados para nuestros pacientes.’

En su puesto de Presidenta de la ISNCC, la Profesora Yates trabaja con colegas tanto de los países más ricos del mundo como de los más pobres, lo cual es una nueva experiencia para ella.

‘Sabía que el CIE era una organización importante para crear alianzas y el programa GNLI fue una gran oportunidad para hacerlo, así como para aprender sobre la Organización Mundial de la Salud y conocer a enfermeras de todo el mundo para tener buenos aliados y socios de cara a mi objetivo de mejorar la enfermería oncológica.’

Afirma que la decisión de participar en el programa fue difícil, entre otras cosas por el compromiso necesario tanto en términos de tiempo como financieros puesto que tuvo que viajar de Australia a Suiza para asistir al taller residencial de una semana de duración. Sin embargo, considera que fue una experiencia gratificante que valió la pena.

‘El programa lo encontré realmente útil y me encantó la oportunidad que me brindó. Antes de asistir se nos pidió que reflexionáramos sobre nuestros objetivos, lo cual me resultó muy beneficioso para concentrarme en lo que quería lograr.’

‘Cuando llegamos vimos que todos los aspectos del programa eran útiles: incluso si algunas partes no hubieran sido tan novedosas, la oportunidad de valorar más críticamente en qué punto te encontrabas era un componente importante del programa. Las relaciones personales junto con la parte del aprendizaje y la adquisición de conocimientos y habilidades y las redes que desarrollas son fabulosas.’

Asimismo, la Profesora Yates considera que los facilitadores tenían la habilidad de desafiar a los participantes para que formularan sus mensajes de forma que tuvieran más probabilidades de influenciar a grupos de interés clave.

‘Fue muy útil para hacernos reflexionar sobre cómo podían ser los marcos de referencia de otras personas y sobre cómo tendríamos que adaptar nuestros planteamientos al respecto.’

‘Lo más complicado para mí fue abstraerme de lo que sabía sobre la situación en Australia e intentar apreciar de verdad los retos a los que se enfrentan las enfermeras en distintos lugares del mundo. Las soluciones que yo encontraba fáciles nunca lo serían para algunos de mis colegas. Fue difícil pensar en todo lo que tenemos que hacer para lograr buenos resultados de salud en el mundo.’ La Profesora Yates afirma que el programa le ha permitido conocer con mucho más detalle el proceso de formulación de políticas.

‘Ahora tengo unos marcos de trabajo y evidencia sólidos para ayudarme a diseñar políticas y mi comprensión de los temas es mucho más detallada, lo cual me ha generado más confianza. He entendido claramente quiénes son algunos de los actores y grupos de interés clave en la enfermería internacional a nivel global y he forjado grandes amistades con colegas de todo el mundo.’

Afirma que una de las lecciones clave del programa fue aprender a formular mensajes reflejando los intereses de otros grupos de interés clave en el diseño de políticas.

En ámbito político, los distintos grupos de interés tienen puntos de vista diferentes y tenerlo en cuenta permite elaborar un mensaje que exprese tus objetivos con claridad demostrando al mismo tiempo los beneficios resultantes para los demás actores.

‘Por ejemplo, trabajamos en un proyecto de grupo para intentar influir más ampliamente en la adopción de políticas en materia de control del tabaco y dimos un paso atrás pensando: “Si el legislador fuera yo, ¿qué tipo de razones harían que esta iniciativa me resultara interesante?’

‘También pensamos en los argumentos que ofreceríamos y cómo los presentaríamos a un gestor de servicios puesto que el mensaje podía variar en relación con los resultados de salud y con el servicio sanitario considerando el ahorro y las hospitalizaciones. Fue muy útil para reflexionar sobre los resultados que podrían querer las distintas personas.’

Tras el programa, se pidió a los participantes que pensaran qué harán de manera distinta la próxima vez que participen en el diseño de una política. Según la Profesora Yates, ‘al final todo se reduce a conseguir que te escuchen.’

‘Hay muchísimas razones por las que las enfermeras pueden no estar en la mesa [cuando se debaten las políticas]. En mi caso, en ocasiones estaba en la mesa pero aún así no sentía que se me estuviera escuchando; quizá influyera también la cuestión de género. El GNLI me ayudó a darme cuenta de que quería ser mucho más clara y tener más repercusión al intentar influenciar a los demás.’

La Profesora Yates espera mantenerse en contacto con los miembros de su grupo del GNLI no sólo por las amistades forjadas sino también por la riqueza de experiencias y conocimientos que ha visto. ‘La Enfermera Jefe de Queensland ha sido admitida en el programa y otro colega que es profesor también me ha dicho que ha sido aceptado y me ha preguntado si creía que valía la pena. Le he dicho: Sí, por supuesto. ¿Recomendarías el programa GNLI a otras personas? Claro que sí. Ya lo he hecho.’

Escuche a la Prof. Patsy Yates: