El alarmante incremento de las acciones laborales por parte de las enfermeras es síntoma de una crisis mundial de los sistemas sanitarios

16 Junio 2022

PR 19

Crédito de la foto: monitor.co.ug

El Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) afirma que el aumento alarmante del número de enfermeras que van a la huelga en todo el mundo es una respuesta directa al fracaso de los gobiernos de abordar las causas fundamentales de la fragilidad, debilidad grave y, en algunos casos, colapso, de nuestros sistemas sanitarios. El CIE ha detectado en todo el mundo numerosos ejemplos de participación de enfermeras en acciones laborales en relación con toda una serie de cuestiones básicas, en particular en materia de seguridad y protección, que ponen en peligro tanto al personal sanitario como a los pacientes.

Una de las causas fundamentales es la escasez global de enfermeras, que está ejerciendo una presión insostenible sobre las enfermeras que actualmente trabajan en sistemas sanitarios que se han visto interrumpidos por escasez de personal, la pandemia de COVID-19 y la histórica infrafinanciación crónica. Estas carencias preexistentes han llevado a un incremento preocupante de las disputas y huelgas laborales, por ejemplo un informe del ILR Worker Institute de la Universidad de Cornwell señala que la mitad de las huelgas mantenidas en Estados Unidos en 2021 eran de trabajadores de ámbito sanitario, y las enfermeras en España han convocado una manifestación nacional para este sábado 18 de junio. El CIE ha señalado como ejemplos acciones de enfermeras en Europa, las Américas y África.

La Presidenta del CIE, Pamela Cipriano, ha declarado: "Las acciones laborales por parte de las enfermeras siempre son un último recurso si bien no sorprende que estén ocurriendo considerando la situación de los sistemas de salud en los que están teniendo que trabajar, que no les permite prestar los cuidados de alta calidad que esperan dispensar. Ello se debe a las presiones bajo las que trabajan, así como a la falta de valor y reconocimiento que reciben y a las injusticias históricas en cuestión de género, sueldos reducidos y malas condiciones laborales.

Estos últimos dos años le han enseñado al mundo la importancia de los cuidados de enfermería para nuestra salud y bienestar socioeconómico, pero quienes tienen el poder de marcar la diferencia en la situación de los sistemas de salud, la calidad de los cuidados a los pacientes y la vida de las enfermeras en todo el mundo no están teniendo en cuenta las lecciones extraídas".

Antes de una reunión con el Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Abdulla Shahid, en el Palacio de las Naciones en Ginebra, el Director General del CIE Howard Catton, ha declarado:

"El CIE está llamando la atención de los gobiernos por no abordar las causas del descontento en nuestros sistemas sanitarios, que son frágiles, están gravemente debilitados y, en algunos casos, están cerca de venirse abajo. En lugar de tapar grietas, han de tratar los problemas fundamentales de desigualdad y elevada infrafinanciación que han generado falta de sueldos justos, escasez y mayores riesgos para la seguridad del paciente".

En sus palabras al Sr. Shahid, el Sr. Catton ha declarado:

"El CIE cree que actualmente la mayor amenaza para la salud global es la escasez de fuerza laboral. Con una escasez mundial de seis millones de enfermeras y 18 millones de trabajadores sanitarios antes de la pandemia, vemos ahora mayores tasas de renovación y abandono que es muy probable que aumenten estas cifras, lo cual es importante porque sin personal sanitario no hay atención de salud.

La pandemia ha demostrado claramente que nuestra salud y nuestro bienestar económico están entrelazados inextricablemente. Gastar en atención de salud no es un coste sino una inversión certera con un retorno enorme. Si no realizamos las inversiones necesarias para aumentar nuestro personal sanitario y fortalecerlo, seguiremos padeciendo dificultades económicas, y el acceso a una atención de salud de alta calidad para todos seguirá siendo una quimera". Para leer la declaración completa, hagan clic aquí

Manifestación de enfermería en España

Este sábado 18 de junio, se manifestarán miles de enfermeras en Madrid, España, para exigir mejoras urgentes en el sistema sanitario español y en las condiciones laborales de los profesionales que trabajan en él. Asimismo, denunciarán la apatía y el desinterés de las autoridades públicas y políticas. La manifestación, convocada por Unidad Enfermera, llamará la atención sobre el riesgo que corren los pacientes por la falta de seguridad en la atención de salud a causa del número insuficiente de enfermeras.

Las enfermeras españolas también denunciarán el grave problema de las agresiones, tanto físicas como verbales, que sufren cotidianamente en España, y exigirán entornos de trabajo seguros que protejan su integridad física, psicológica y emocional.

Dimisiones masivas en Finlandia

Mientras tanto, las enfermeras en Finlandia se están preparando para acciones más contundentes aún tras una larga disputa sobre su sueldo y condiciones laborales con los empleadores, y una nueva legislación del gobierno finés que habría ilegalizado las acciones laborales de las enfermeras.

Los sindicatos Tehy y SuPer convocaron una huelga en el país en abril para pedir sueldos y condiciones laborales dignos. Para más información, hagan clic aquí. Además, se canceló una segunda huelga de dos semanas prevista para abril por la amenaza de la nueva ley, cuya tramitación ha suspendido el parlamento de Finlandia.

Ahora, en lugar de planificar más huelgas, los sindicatos fineses están programando dimisiones masivas posiblemente más adelante en otoño, si no se alcanza una solución aceptable antes, para mostrar la fortaleza de sus sentimientos y su determinación de no permitir que continúe la situación actual.

Los dos sindicatos de enfermería afirman que si se pusiera en vigor la nueva Ley de Seguridad del Paciente, se podría ordenar el retorno al trabajo de las enfermeras en aduciendo como motivo la necesidad de garantizar la seguridad del paciente.

Los empleadores han afirmado que los sindicatos no han proporcionado niveles seguros de dotación de personal en las disputas anteriores y que sus planes de dimisiones masivas son 'completamente irresponsables'. Los sindicatos por su parte lo niegan y afirman que los niveles de dotación en algunas unidades durante la huelga han sido incluso mejores de lo habitual. Asimismo, señalan que la seguridad del paciente está en peligro cada día con la actual carencia de enfermeras y que esa debería ser la preocupación principal de los políticos y los empleadores, y no las huelgas legales.

Anna Suutarla, Directora de Asuntos Internacionales en la Asociación de Enfermeras de Finlandia (FNA), le ha comentado al CIE que algunas enfermeras ya han dimitido e incluso han pedido que su nombre se elimine del registro de enfermería del país. Algunas salas y servicios han cerrado por falta de enfermeras. Asimismo, ha declarado que la FNA apoya los fines de la acción laboral de Tehy y SuPer, y está presionando para que se encuentren soluciones sobre la base de las conclusiones del informe del CIE Apoyar y Retener y las Global Strategic Directions for Nursing and Miwifery (2021-2025) (Directrices Estratégicas Globales para la Enfermería y la Partería 2021-2025) de la Organización Mundial de la Salud influencias por el CIE.

La Presidenta de la FNA Nina Hahtela ha añadido: "La falta de enfermeras está en un punto crítico y necesitamos una actuación urgente. La acción laboral no es un fin en sí mismo pero es necesaria si no se pone remedio a la situación de otra forma. Las cosas no pueden seguir así, hay que rectificar los sueldos y las condiciones laborales urgentemente".

Más noticias sobre acciones laborales

En Dinamarca, las enfermeras llevan años advirtiendo que los sueldos y las condiciones laborales no reflejan las competencias, actuaciones y responsabilidades de las enfermeras. El año pasado, los miembros de la Organización de Enfermeras de Dinamarca (DNO) votaron y las enfermeras fueron a la huelga con el fin de presionar a los empleadores para que subieran los sueldos. La huelga duró 70 días y fue la más larga en la historia del país, si bien el gobierno impuso un acuerdo salarial que fue rechazado por las enfermeras. Ahora casi el 10% de los puestos de enfermería (5 000) están vacantes y Dinamarca está experimentando una grave escasez de mano de obra, con menos jóvenes que en el pasado, y menos solicitantes de formación de enfermería. La DNO ha publicado un documento con 12 recomendaciones para el gobierno y los empleadores con el fin de abordar el problema. La Presidenta de la DNO Grete Christensen le ha comentado al CIE: "Existe la necesidad urgente de hacer más atractivo el trabajo de las enfermeras, que han reiterado una y otra vez que lo más necesario es contar con mejores sueldos y condiciones laborales".

El 7 de junio, los trabajadores de la salud en Francia han celebrado una jornada de huelga por las exigencias insatisfechas en materia de contratación, mejores sueldos y escasez de personal. En Renania del Norte-Westfalia, Alemania, las enfermeras en clínicas universitarias están protestando por sus condiciones laborales inaceptables. En Estados Unidos, las enfermeras en varios hospitales en Oregón, California y Minnesota han ido a la huelga para exigir mejores sueldos y un aumento de los niveles de dotación de personal.

El CIE ha enviado recientemente una declaración de solidaridad a sus dos miembros en México, el Colegio Nacional de Enfermeras, A.C. y la Federación Mexicana de Colegios de Enfermería, AC, sobre las huelgas llevadas a cabo recientemente en el estado de Chiapas.

En Nueva Zelanda, las enfermeras han votado a favor de llevar una oferta histórica de igualdad salarial de nuevo a la Autoridad de Relaciones Laborales a causa de su preocupación porque la propuesta actual no contempla el pago de todos los atrasos. La Organización de Enfermeras de Nueva Zelanda ha afirmado que mientras las enfermeras no vayan a la huelga, la fuerza laboral seguiría sintiéndose ignorada hasta la resolución del problema.

Las enfermeras en Uganda han suspendido recientemente la huelga que tenían convocada. El Presidente de la Unión de Enfermeras y Parteras de Uganda (UNMU), Justus Kiplangat Cherop, ha explicado que, tras haber recibido una carta del Ministro de Servicios Públicos prometiendo la inclusión de un incremento salarial para las enfermeras y las parteras en los presupuestos, habían decidido suspender la acción laboral, si bien ha añadido que "A veces el gobierno promete cosas que luego no cumple". La UNMU ahora va a analizar si los presupuestos elaborados para su puesta en vigor el 1 de julio reflejan su incremento salarial.

La declaración de posición sobre acción laboral del CIE 2011 afirma que "El CIE espera que las enfermeras tengan una remuneración equitativa y unas condiciones de trabajo decentes, en particular un entorno seguro. Las enfermeras, en tanto que empleadas, tienen derecho a organizarse y negociar colectivamente, así como a emprender acciones laborales. La huelga se considera la medida de última instancia, que ha de adoptarse únicamente después de haber explorado y utilizado todos los demás medios posibles de llegar a un acuerdo".

Descargar del comunicado de prensa aquí