IND case studies cover

Día Internacional de la Enfermera: Estudio de caso de la semana

13 Octobre 2020


Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres: promoviendo la resiliencia familiar tras una catástrofe, Japón

Autores: Yumiko Nakamura, Sayumi Nojima, Ayami Nakano, Hiroko Uryu

El 13 de octubre se celebra el Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres. Las enfermeras desempeñan un papel importante en la preparación frente a catástrofes educando a la comunidad al respecto; trabajando para reducir los peligros en el lugar de trabajo, los hogares y las comunidades; contribuyendo al desarrollo, implementación y evaluación de la preparación de la comunidad; participando y evaluando los simulacros de catástrofes; y coordinando y trabajando con las organizaciones comunitarias. El siguiente estudio de caso describe la función de las enfermeras ayudando a las familias a recuperarse y ser más resilientes tras una catástrofe./em>

El objetivo de la enfermería de catástrofes no es necesariamente que las familias recuperen su vida original sino más bien que reconozcan los cambios existentes en la situación de crisis posterior a la catástrofe, encuentren nuevas perspectivas y formas de pensar y sean capaces de adaptarse gradualmente a nuevas situaciones desarrollando sus habilidades.

La finalidad de este estudio era explorar las necesidades de enfermería y promover la resiliencia familiar tras una catástrofe. En este sentido, cabe definir la resiliencia como la capacidad de recuperarse, ser flexible y encontrar sentido y aceptación ante la adversidad. La resiliencia familiar se entiende como la capacidad de afrontar, superar y adaptarse a una situación desastrosa para toda la familia.

Este modelo, que incorpora siete aspectos del enfoque de la enfermería, concede un lugar central a las familias promoviendo así su resiliencia al permitir que se considere la perspectiva de la persona, la familia y la comunidad tras una catástrofe, y recuperar los elementos básicos de su vida.

Se han determinado las siguientes siete dimensiones del enfoque de la enfermería a la resiliencia familiar:

  1. Cala en las familias’: en caso de catástrofe, las familias se encuentran en un estado de extrema tensión y quizá ofrezcan resistencia a la entrada de otras personas en su vida; por tanto, la llegada de las enfermeras constituye una intervención importante que puede servir como primer paso para entablar relación con la familia.
  2. Ayuda a reconocer patrones de vida básicos que se han visto alterados’: este aspecto de la enfermería ayuda a las familias, que se encuentran en situación de inestabilidad por los cambios de vida derivados de la catástrofe, a enfrentarse a la consiguiente falta de armonía en las relaciones a causa de los cambios físicos y mentales, así como a mantener un buen estado de salud y una calidad de vida básica.
  3. Contribuye a romper una cadena de sufrimiento negativa’: se trata de un modelo que alivia los sentimientos de ansiedad y el sufrimiento de las familias tras una catástrofe, además de proporcionar un espacio seguro donde afrontarlos.
  4. Promueve una conexión con el propio entorno’: este planteamiento pretende desarrollar la resiliencia familiar promoviendo interacciones entre las familias y su entorno.
  5. Promueve que se retome el movimiento que se ha paralizado’:muchas familias tras una catástrofe tienen la sensación de que su vida se ha paralizado. Este planteamiento de la enfermería está diseñado para reorientar la perspectiva familiar desde el pasado hacia el presente y el futuro, así como para alimentar la resiliencia y contribuir a la adquisición de un cierto grado de estabilidad y desarrollar la fuerza necesaria para seguir adelante.
  6. Anima a las personas a ponerse de nuevo en pie’: las familias afectadas por una catástrofe temen no ser capaces de afrontar el futuro y, por tanto, puede que experimenten emociones fuertes que son difíciles de controlar.
  7. Ayuda a las familias a sentirse de nuevo como tales’: este planteamiento está diseñado para apoyar a las familias de manera que continúen con su vida cotidiana incluso en una situación inusual, de modo que puedan mantener y fortalecer sus relaciones como familia y seguir protegiendo lo que les importa. Se les brinda orientación para que desarrollen la capacidad de recuperarse y puedan sentirse de nuevo como una familia.

Este modelo se basa en el concepto teórico del sistema familiar e incorpora la creencia de que la comunidad modela la forma en que las personas y las familias responden a las situaciones que provoca una catástrofe. La enfermería debe seleccionar de entre estos siete planteamientos los más adecuados para cada situación.