COP27 - La falta de mujeres en las negociaciones pone de relieve la profundidad del problema de la igualdad de género

18 Noviembre 2022

cover

Crédito de la foto: IISD/ENB

El Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) ha sumado su voz a las advertencias de que hay demasiadas pocas mujeres participando en las negociaciones sobre el clima en la COP27 a pesar de la evidencia de que soportan una carga desproporcionada de los efectos del cambio climático. El análisis de la BBC sugiere que las mujeres representan menos del 34% de los equipos nacionales de negociación en la COP27. El CIE se suma a otras ONG y activistas que defienden que sin una mayor representación femenina no es posible abordar el cambio climático y como resultado las vidas de las mujeres empeorarán al igual que las comunidades en las que trabajan.

De los 110 líderes presentes en la COP27, solo 7 son mujeres, y la Organización de Mujeres para el Medio Ambiente y el Desarrollo (WEDO) afirma que esta desproporción se refleja ampliamente en los equipos de las delegaciones que participan en las negociaciones, con una media inferior al 34% de mujeres, y con hasta un 90% de hombres en algunos casos.

Algunos gobiernos también han manifestado su preocupación sobre la falta de mujeres en los equipos de negociación argumentando que afectará al resultado de las mismas.

La BBC ha informado de que Kathy Castor, Presidenta del Comité Restringido de EE.UU. sobre la Crisis Climática, ha comentado que la presencia de las mujeres es esencial: "Es absolutamente fundamental para la acción climática que formemos a mujeres jóvenes y a niñas, pero eso implica que tengan su lugar en la mesa en las conferencias internacionales".

La Presidenta Pamela Cipriano ha declarado "Esta falta de participación femenina es preocupante y hay que denunciarla y abordarla. El 90% de los 28 millones de enfermeras en todo el mundo son mujeres y saben lo que significa trabajar en comunidades, cuidar de los demás y afrontar las consecuencias del cambio climático, entre las cuales se cuentan problemas de salud tanto física como mental. Comprenden en profundidad los efectos del cambio climático desde el terreno hacia arriba y conocen los cambios políticos necesarios, si bien, por prejuicios de género, conscientes o no, siguen sin aprovechar todo su liderazgo.

El CIE está abordando el problema de la desigualdad de género a través de sus programas, incluido el Fondo de Educación para las Niñas (GCEF), y la comunidad de enfermería tiene una presencia fuerte en la COP27 mediante su red tanto virtualmente como in situ. Sin embargo, la falta de mujeres en la mesa de negociación de la COP27 es muy preocupante y sintomática del problema más amplio de tener demasiadas pocas mujeres líderes en puestos en los que poder contribuir directamente a evitar el desastre climático al que nos enfrentamos".

Para ver un resumen de cómo el CIE está afrontando el cambio climático y la COP27 hagan clic aquí.

Descargar del comunicado de prensa aquí