IND2021 cover

Contribución de las enfermeras a la pandemia de Covid-19 en Liberia en 2020

21 Diciembre 2021


Autor: David S. Kollie, RN, Presidente, Asociación de Enfermeras de Liberia

Para celebrar el último estudio de caso de la semana del DIE y el Día Internacional de la Solidaridad Humana el 20 de diciembre, les traemos este inspirador informe que nos ha enviado el Presidente de la Asociación de Enfermeras de Liberia, David Kollie.

IND2021 case study Liberia

Las enfermeras han contribuido significativamente en todo el mundo a la respuesta a la pandemia de COVID-19, incluidas las de Liberia. En enero de 2020, cuando los grupos de interés, las ONG y el Ministerio de Salud de Liberia comenzaron a oír hablar de esta pandemia mundial, las enfermeras y los trabajadores sanitarios del país empezaron a profundizar en su investigación y conocimiento sobre esta patología, así como sobre su etiología, modalidad de transmisión y las medidas de control de esta infección.

Como Presidente de la Asociación de Enfermeras de Liberia (LNA), David Kollie enseguida puso en marcha equipos de liderazgo contando entre otros con la Enfermera Partera Jefe de Liberia y el Ministerio de Salud. La LNA asignó un presupuesto para comenzar inmediatamente la capacitación de trabajadores sanitarios de nivel intermedio en las 15 subregiones de Liberia antes de que se propagara la COVID-19 en la subregión de África Occidental.

Este proyecto de impacto rápido en el personal sanitario permitió que los trabajadores sanitarios (enfermeras y parteras registradas, parteras certificadas, auxiliares médicos, técnicos de laboratorio y equipos médicos de emergencia) de todo el país estuvieran rápidamente en alerta rápida, así como formados para tener una comprensión general a nivel profesional de la definición de casos, manifestaciones clínicas y los mecanismos de prevención y control de esta nueva enfermedad conocida como COVID-19. Todo ello ha sido importante porque la LNA no quería vivir una situación similar a la que se produjo con la epidemia del virus del Ébola en la cual algunos trabajadores sanitarios intervinieron y gestionaron la enfermedad con una comprensión y conocimientos limitados.

La LNA, en colaboración con la Asociación de Parteras de Liberia, puso en marcha medidas proactivas para preparar a los trabajadores sanitarios de nivel intermedio en el país. El plan era formar rápidamente a líderes en los distintos condados como instructores que, a su vez, formarían a sus colegas. Esta formación se centraría principalmente en la definición de casos de coronavirus, señales/síntomas específicos, modalidad de transmisión, riesgo para la salud y medidas de prevención y control en las respectivas comunidades en Liberia. El objetivo era sostener la respuesta y actuación del Gobierno. Por desgracia, su aprobación se retrasó y el virus llegó a Liberia. Como resultado, los líderes de la LNA han presionado a agencias y ONG con el fin de contribuir a conseguir EPI y suministros médicos para sostener a los trabajadores sanitarios en centros de Liberia.

Este servicio facilitado por la LNA tenía el objetivo de proteger a los trabajadores sanitarios que se estaban preparando para combatir la COVID-19. Las enfermeras y otros trabajadores sanitarios han recibido formación, y la LNA también ha facilitado mascarillas, cubos con grifo y desinfectante de manos para la mayoría de los establecimientos de salud. Las enfermeras han obtenido conocimiento y competencias para gestionar la COVID-19, en particular en relación con el trabajo en unidades de tratamiento de la COVID-19 en Liberia. Ademas, ha dado a las enfermeras y otros trabajadores sanitarios el valor y el coraje para combatir esta enfermedad. La mayoría de las enfermeras y trabajadores sanitarios infectados por la COVID-19 han sobrevivido.

La LNA ha puesto de relieve la importancia de que el Gobierno facilite EPI, suministros médicos y beneficios por peligrosidad para los trabajadores sanitarios, en particular las enfermeras. Entre las futuras recomendaciones se encuentran las siguientes:

  • El Gobierno debe ser proactivo a la hora de proporcionar EPI, suministros médicos e impartir formación temprana a todos los trabajadores sanitarios.
  • El Gobierno debe asignar un presupuesto específico en caso de brotes en el futuro.
  • Las asociaciones y sindicatos del ámbito de la salud deben recibir compensaciones por sostener la formación y la capacitación de los miembros correspondientes en futuras epidemias.