IND2021 cover

Un programa intensivo de formación reduce la incidencia de la peritonitis en pacientes de diálisis peritoneal, China

9 Marzo 2021


Autor: Zijuan Zhou, Enfermera sénior, Hospital de la Facultad Médica de la Unión de Pekín

Con ocasión del Día Mundial del Riñón, 11 de marzo, el CIE les ofrece una historia sobre la labor de las enfermeras y las familias en China para garantizar la adherencia al tratamiento en el último estadio de la enfermedad renal y reducir las complicaciones.

World Kidney Day

La diálisis peritoneal (DP), junto con la hemodiálisis y el trasplante de riñón, es una forma eficaz de tratar el último estadio de la enfermedad renal. La mayor complicación de la DP es la peritonitis, es decir, la inflamación del tejido que recubre la pared interna del abdomen. La peritonitis ocasiona el 15-35% de las hospitalizaciones de estos pacientes y es el principal motivo por el que se les retira el catéter y se les trasfiere a hemodiálisis. También es causa directa o principal de mortalidad en el 16% de los pacientes de DP.

En el Centro de Diálisis Peritoneal del Hospital de la Facultad de Medicina de la Unión de Pekín (HFMUP), muchos pacientes padecen enfermedades que requieren terapia inmunosupresora prolongada y el 42,7% de los pacientes de DP padecen diabetes complicada susceptible de infección. Un reto permanente para las enfermeras especializadas en DP es cómo realizar el procedimiento a estos pacientes reduciendo la incidencia de la peritonitis. Esta condición médica está asociada a numerosos factores de riesgo y la formación de los pacientes y sus familias influye considerablemente en el riesgo de padecer infecciones relacionadas con este tipo de diálisis.

El resultado de la formación que se impartía antes en el HFMUP era un bajo nivel de cumplimiento y el olvido gradual de la gestión prolongada de la diálisis. En 2003-2005, la incidencia de la peritonitis era del 0,31-0,38 por paciente al año. Sin embargo, para reducir la tasa de infección del abdomen, se ha establecido gradualmente un programa intensivo de formación que se ha ido mejorando con la práctica. A continuación, se señalan las principales mejoras del actual programa intensivo de formación.

Las enfermeras de DP comienzan a impartir formación en salud cuando los pacientes entran en la fase 4 o 5 de la enfermedad renal crónica teniendo en cuenta que también han de disipar los temores de aquellos que no entienden la importancia de la diálisis y por tanto han de lograr que comprendan perfectamente el tratamiento y el estilo de vida tras la DP y la hemodiálisis. De esta forma, los pacientes y sus familias pueden participar activamente en las decisiones sobre su tratamiento y optar por un método de diálisis con el que estén de acuerdo. Las enfermeras también ofrecen orientación en cuestión de medicación, nutrición, rehabilitación y evaluación psicológica de las habilidades de aprendizaje de quien va a realizar la diálisis, hábitos de estudio, etc.

La enfermera de DP enseña al paciente a preparar el preoperatorio. Tras la cirugía, se enseña a los pacientes y sus familias a monitorizar el estado, modificar la dieta y realizar ejercicio físico. Las enfermeras examinan los hábitos de estudio de quien realiza la diálisis, su estado de visión, temblor de manos y micosis al objeto de diseñar el plan sistemático de formación más adecuado.

Para reducir el número desplazamientos al hospital por parte de los pacientes y sus familias, el Centro ha adoptado un programa de formación de cuatro días. Cada paciente recibe ocho horas de formación al día en las que se incluyen de seis a siete intervenciones de DP. La formación teórica se imparte simultáneamente durante la diálisis. Según la curva del olvido de Ebbinghaus, el proceso de olvido comienza rápidamente para después ralentizarse. Por eso, se pregunta a diario sobre lo aprendido ese día y se repasa lo del día anterior. Al final del programa, se realiza un examen teórico y práctico y quienes no lo aprueban reciben un día de formación adicional para garantizar una DP segura para el paciente en casa.

El tiempo medio desde la primera infección relacionada con la DP hasta la diálisis inicial es de 270 días, de manera que cada seis meses el Centro evalúa y forma de nuevo a quienes realizan la intervención. Tras la aparición de una infección asociada a la DP, se realiza una nueva evaluación y formación rápidamente. Asimismo, se ofrecen charlas y simulaciones prácticas para prevenir la peritonitis.

La Sociedad Internacional de Diálisis Peritoneal establece que la tasa de infecciones peritoneales en centros de diálisis no debe superar los 0,5 casos por paciente al año y la literatura constata que en los centros excelentes de diálisis la tasa es de 0,18-0,20. Gracias a la modificación de los métodos de formación, la tasa de infección del peritoneo en el Centro de DP del HFMUP se ha reducido desde 0,3 casos por paciente al año a 0,08-0,18 en 2015-2019. La formación intensiva puede suponer una dificultad por la escasez de personal médico ya que el Centro tiene una ratio enfermera-pacientes de 1:50, es decir, inferior a la de 1:30 que requiere el Centro de Control de Calidad de la Diálisis Peritoneal. Sin embargo, los buenos resultados de la formación intensiva nos han llevado a insistir en este programa. Al invertir más horas y seguir realizando mejoras podemos garantizar la calidad de la atención al paciente.