La protección de las enfermeras y otros trabajadores sanitarios encabeza la agenda del CIE tras las reuniones del Consejo Ejecutivo de la OMS

27 Enero 2021

Cover

Cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) finaliza la 148ª reunión de su Consejo Ejecutivo en Ginebra, el Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) reitera su llamamiento a que las enfermeras puedan acceder pronto a la vacunación contra la COVID-19.

El Director General del CIE, Howard Catton, ha declarado que dar prioridad a las enfermeras y otros trabajadores sanitarios para vacunarse en todo el mundo les protegerá y permitirá que sigan cuidando de los enfermos: no hacerlo daría ventaja al virus.

Asimismo, ha instado a los gobiernos a garantizar una distribución equitativa de la vacuna para evitar que se incrementen las ya marcadas desigualdades que existen entre países ricos y pobres.

En sus declaraciones tras la reunión, el Sr. Catton ha afirmado:

“Coincido con el Director General de la OMS, Dr. Tedros, cuando afirmo que el mundo se encuentra al borde de una catástrofe moral a causa de la inequidad en el acceso a la vacuna contra la COVID-19. El año pasado pedimos que las enfermeras y los trabajadores sanitarios tuvieran prioridad para recibir la vacuna cuando estuviera disponible, pero nuestras asociaciones nos cuentan que el progreso está siendo lento y desigual.

De ahí que repitamos nuestro llamamiento a que las enfermeras sean un grupo de alta prioridad. Seamos claros: esperamos que las enfermeras y los trabajadores sanitarios en los países de renta baja y media reciban la vacuna antes que personas más jóvenes sin enfermedades subyacentes en los países de renta alta porque conocemos las enormes presiones bajo las que se encuentran y somos conscientes de las elevadas tasas de contagio y de que más de 2 200 han fallecido a causa del virus.

Nuestro reciente informe ha puesto de relieve el trauma colectivo de las enfermeras en todo el mundo. Sabemos que el 89% de la escasez de enfermeras afecta a los países de renta baja y media, es decir, los que menos se pueden permitir perder más miembros de su valioso personal de enfermería. También somos conscientes de que el 90% de las enfermeras del mundo son mujeres y el acceso a las vacunas es una cuestión de igualdad de género.

Las enfermeras y el principio de igualdad han de estar en el corazón del reseteo de nuestros sistemas de salud que se ha pedido en la reunión del Consejo de la OMS. En caso contrario, el virus nos sorprenderá y explotará esas desigualdades. Ninguno estará a salvo hasta que no lo estemos todos.”

Con anterioridad, el CIE había preparado intervenciones para la reunión del Consejo de la OMS en relación con la Respuesta a la COVID-19, la Preparación y respuesta en materia de salud mental para la pandemia de COVID-19, la Agenda de Inmunización 2030 y la Acción mundial en pro de la seguridad del paciente.

En su intervención sobre la Respuesta a la COVID-19, el CIE ha puesto de relieve su último informe sobre la angustia psicológica, las agresiones y el trauma colectivo que están experimentando las enfermeras a causa de la pandemia de COVID-19, y ha repetido su llamamiento a favor de mecanismos adecuados de presentación de informes para garantizar la disponibilidad de datos para la monitorización del personal sanitario. El CIE ha animado a los Estados Miembros a establecer fondos para educación en salud y oportunidades de reconversión profesional dirigidos a sostener a las personas que han perdido su trabajo en algunos sectores de manera que puedan formarse de nuevo para sumarse al personal sanitario y priorizar así la educación en salud en los planes de recuperación.

La intervención del CIE sobre la Preparación y respuesta en materia de salud mental para la pandemia de COVID-19 ha expresado la preocupación del CIE sobre las consecuencias de la pandemia a más largo plazo. El CIE ha instado a los gobiernos a posicionar la salud mental en el centro de los planes nacionales de respuesta y recuperación de la pandemia de COVID-19 y ha instado a los gobiernos a incrementar urgentemente las inversiones en servicios de salud mental y de apoyo sostenibles y basados en la comunidad.

El CIE ha celebrado la Agenda de Inmunización 2030 afirmando que la fuerte participación de enfermeras líderes y personal de enfermería sostendrá eficazmente la planificación, diseño, implementación y ejecución de los programas de inmunización en todos los niveles. El CIE ha resaltado que para lograr las prioridades estratégicas de dicha agenda serán necesarias acciones de priorización que garanticen la adecuada disponibilidad y distribución de una fuerza laboral de enfermería cualificada y motivada, que también generará sistemas de salud resilientes con capacidad para responder más eficientemente a brotes y emergencias. El CIE ha recomendado encarecidamente la incorporación de una enfermera al Consejo de Asociación para movilizar a los socios de enfermería en los niveles nacional y regional y sostener la coordinación del apoyo técnico.

La intervención del CIE sobre la Acción mundial en pro de la seguridad del paciente ha celebrado el Plan de acción mundial para la seguridad del paciente destacando que la declaración del Día Mundial de la Seguridad del Paciente ha sido un paso importante para captar la atención global sobre la importancia de esta cuestión, además se ser crucial para que el CIE ponga de relieve el impacto de las enfermeras para garantizar la seguridad del paciente. El informe del CIE publicado en septiembre, Proteger a las enfermeras de la COVID-19 es de máxima prioridad, ha revelado el verdadero alcance de los peligros a los que se enfrentan las enfermeras en el trabajo, en particular a violencia y agresiones, niveles inseguros de dotación de personal, estrés laboral y grave escasez de equipos de protección individual (EPI). El CIE ha instado a salvar vidas y crear sistemas de salud de gran fiabilidad posicionando a los trabajadores sanitarios y la seguridad del paciente en el corazón del diseño y prestación de los servicios de salud.

El Consejo Ejecutivo de la OMS, celebrado cada año en enero, establece el orden del día y decide sobre las resoluciones que ha de considerar el órgano decisorio de la OMS, la Asamblea Mundial de la Salud, que normalmente celebra su reunión anual en el mes de mayo.

El CIE mantiene relación oficial con la OMS desde su creación en 1948, lo cual significa que es una de las pocas organizaciones que puede realizar intervenciones en sus reuniones.

Descargar del comunicado de prensa aquí