El Consejo internacional de enfermeras insta a un mayor liderazgo de enfermería para contrarrestar los efectos del cambio climático en la salud

ps

Ginebra, Suiza; 27 de septiembre de 2018– El Consejo internacional de enfermeras (CIE) ha publicado una nueva declaración de posición sobre Enfermeras, cambio climático y salud instando a los gobiernos, los líderes de los sistemas sanitarios, las asociaciones nacionales de enfermería y las enfermeras líderes a actuar inmediatamente para mitigar el cambio climático y sostener a las personas y las comunidades en todo el mundo de manera que se adapten a sus repercusiones.

El cambio climático presenta la mayor amenaza individual para el desarrollo global con el potencial de menoscabar los últimos 50 años de logros en materia de salud pública.El CIE recomienda que los gobiernos, los líderes de los sistemas de salud, las asociaciones nacionales de enfermería y las enfermeras líderes actúen para mitigar el cambio climático desarrollando, entre otras cosas, modelos de cuidados para reducir viajes innecesarios; diseñandoprogramas de salud informados por el clima para enfermedades emergentes infecciosas y trasmisibles; colaborando en prácticas sostenibles en el sector de la salud; generando la capacidad de respuesta del personal sanitario; participando en prácticas sostenibles en el sector de la salud; construyendo la capacidad de respuesta del personal sanitario; colaborando en la investigación sobre la salud y el clima; y participando en las respuestas en materia de políticas intersectoriales y gobernanza.

Esta nueva declaración de posición ha sido anunciada por Annette Kennedy, Presidenta del CIE, en la Conferencia regional de Abu Dabi.

“Estoy orgullosa de lanzar la declaración de posición del CIE sobre el cambio climático,” ha afirmado Annette Kennedy. “Como la profesión de enfermería está comprometida con la protección de la salud y el bienestar, además de con la promoción de la justicia social, tiene la obligación de trabajar para mitigar los efectos del cambio climático y contribuir a la adaptación de las personas y los sistemas. En calidad de la voz global de la enfermería, la posición del CIE es que las enfermeras tienen la responsabilidad compartida de sostener y proteger el entorno natural frente a su agotamiento, contaminación, degradación y destrucción.”

Los efectos del cambio climático tienen profundas implicaciones para la salud y el bienestar de los seres humanos. Los efectos adversos del mismo se derivarán de su repercusión en nuestros determinantes de la salud más fundamentales: alimentos, agua, aire y un entorno seguro que permita protegernos frente a fenómenos climatológicos extremos. La salud ya se está viendo afectada y se esperan cada vez más consecuencias a medida que continúen la variabilidad y el cambio del clima.

“Existe una clara relación entre cambio climático y salud, y las personas en los países de renta baja y media afrontan unos efectos desproporcionados,” según la Dra. Isabelle Skinner, Directora general del CIE. “Las enfermeras líderes pueden empoderar a las personas, las familias y las comunidades para que tomen decisiones saludables en relación con su estilo de vida; así como trabajar con las comunidades para generar resiliencia frente a las repercusiones del cambio climático; y abogar por políticas que promuevan la reducción delos desechos sanitarios y garantizar una gestión correcta de los residuos, entre otras estrategias.”

La declaración de posición, que se ha elaborado gracias a las aportaciones de expertos internacionales y consultando a las asociaciones miembro del CIE, establece una serie de recomendaciones clave para los gobiernos, las asociaciones de enfermería y las enfermeras a título individual.

El CIE:

  • Insta a los países que aún no lo hayan hecho a ratificar el Acuerdo de París sin mayor dilación.
  • Cree firmemente que las enfermeras tienen una responsabilidad compartida de cara a sostener y proteger el entorno natural frente a su agotamiento, contaminación, degradación y destrucción.
  • Reconoce que para construir resiliencia frente al cambio climático hay que realizar también esfuerzos para mejorar y sostener los determinantes sociales y ambientales de la salud a través de un desarrollo sostenible. 3,11
  • Reconoce la oportunidad de aprovechar el potencial masivo de implementar políticas de mitigación y adaptación que también tengan cobeneficios para la salud.1
  • Solicita a los gobiernos que incrementen la financiación para disponer de sistemas de salud resilientes al clima, en particular que desarrollen modelos para que los trabajadores sanitarios realicen prácticas sostenibles. Los países donantes deben garantizar que los países de renta baja y media cuenten con apoyo para fortalecer sus sistemas de salud y reducir el impacto medioambiental de la atención sanitaria.3
  • Alienta a los gobiernos a reducir los riesgos que se espera que afronten a causa del cambio climático tomando decisiones en términos de cómo promueven el avance de la tecnología, la industria y cómo realizan inversiones en infraestructura y políticas públicas con menor impacto medioambiental.
  • Insta a los gobiernos a invertir en investigación, monitorización y vigilancia en relación con el cambio climático y la salud pública para mejorar la comprensión de los cobeneficios de la mitigación del clima para la salud y las implicaciones para la salud de las medidas de adaptación en las comunidades y a nivel nacional