El CIE insta a la ONU a realizar una Declaración sobre Preparación frente a las Pandemias y establecer un Consejo de Amenazas para la Salud Global

9 Junio 2021

Cover

Crédito de la foto: UN Photo/Jean-Marc Ferré 

Tras la desalentadora confirmación de que al menos 115 000 trabajadores sanitarios y cuidadores han fallecido durante la pandemia, el CIE insta a las Naciones Unidas a realizar una Declaración sobre Preparación frente a las Pandemias y crear un organismo supragubernamental para supervisar las respuestas globales a las emergencias sanitarias internacionales.

Esta es la petición del Director General del CIE, Howard Catton, en una carta dirigida al Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, avalando las conclusiones del Grupo Independiente de Preparación y Respuesta frente a las Pandemias establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para realizar un análisis crítico de la respuesta mundial a la pandemia de COVID-19.

La misiva insta al Sr. Guterres a liderar la respuesta mundial que garantizará que los trabajadores sanitarios y los cuidadores no se vean obligados nunca más a realizar sacrificios similares.

El Sr. Catton ha declarado: "La confirmación de que al menos 115 000 trabajadores sanitarios han fallecido a causa de la COVID-19 desde el estallido de la pandemia equivale a más de 200 muertes diarias. Se trata del equivalente a una catástrofe aérea cada día, pero aún así nadie está buscando datos detallados, es decir, las cajas negras que ayudarían a comprender las causas, actuar para proteger a los trabajadores sanitarios y prevenir futuras muertes. Si esto estuviera sucediendo en cualquier otro sector de nuestras economías, hubiera habido una respuesta de emergencia, una investigación oficial y el compromiso de poner la salud de las personas en primer lugar.

Los trabajadores sanitarios van a trabajar para cuidar de los demás y salvarles la vida, pero eso no debería implicar que su seguridad, derechos humanos y salud valen menos que los de los demás.

La OMS ha trabajado incansable y eficazmente con ministerios de salud nacionales durante toda la pandemia. Sin embargo, ahora hace falta un enfoque supranacional en coordinación con la OMS para aprovechar el poder de gobiernos enteros, y no solo de ministerios de salud, al objeto de poner en marcha una respuesta verdaderamente global para proteger al personal sanitario en la actualidad y prepararnos para futuras emergencias sanitarias mundiales. Se trata de una cuestión urgente de protección y seguridad global y por eso pedimos a las Naciones Unidas que lideren una respuesta mundial".

El Sr. Catton ha afirmado que ahora el tema individual más importante es garantizar la vacunación de las enfermeras y otros trabajadores sanitarios como grupo prioritario.

"Cuando preguntamos por qué se está vacunando a personas jóvenes e incluso a niños en algunos países mientras que en otros las enfermeras, otros trabajadores sanitarios y personas vulnerables están esperando la vacuna la respuesta que escuchamos es que la primera responsabilidad de cualquier gobierno es cuidar de su propia población en primer lugar. Las consecuencias de estas decisiones serán que muchas más enfermeras, trabajadores sanitarios y personas vulnerables en otros países enfermarán gravemente y morirán.

Un enfoque puramente nacionalista provocará la aparición de más variantes que podrían ser más peligrosas e incluso dejar las vacunas sin eficacia. No son unas olimpiadas: esto no debe ser una carrera entre naciones, sino un esfuerzo global combinado que requiere una solución mundial que solo las Naciones Unidas pueden ofrecer ".

Descargar del comunicado de prensa aquí