El CIE apoya el ‘SÍ’ en la iniciativa de voto suiza para abordar la escasez y mejorar la seguridad y la calidad de los cuidados

25 Noviembre 2021

PR 70

El Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) respalda a las enfermeras de Suiza en su intento de abordar la escasez de enfermería y mejorar la seguridad y la calidad de los cuidados a través de una votación popular, e insta a más países a permitir que sus ciudadanos opinen sobre el valor y el futuro de la profesión.

El Director General del CIE Howard Catton ha declarado que la votación suiza es de gran transcendencia internacional porque las condiciones que han llevado a su celebración son ampliamente compartidas en todo el mundo. Entre ellas se encuentra una grave escasez de enfermeras que está afectando a la seguridad del paciente y a la salud y el bienestar de las enfermeras, falta de reconocimiento del valor de las enfermeras para las sociedades, sueldos estancados o cada vez menores en términos reales y ausencia de oportunidades de carrera.

El Sr. Catton ha declarado:

"Las enfermeras se sienten ignoradas en el mundo. Están agotadas por la respuesta continuada a la pandemia y están cansadas de tópicos políticos sin actuaciones e inversiones reales en la enfermería. Como resultado, cada vez somos testigos de más manifestaciones, conflictos y huelgas, por un lado, y de un preocupante incremento en el número de enfermeras que abandona la profesión por el otro.

El CIE sostiene a las enfermeras de Suiza que están recurriendo al sistema de referéndum de su país para preguntar directamente a la población cuál es su valor. Están diciendo "Que decida el pueblo" porque creen que el pueblo sabe cuál es el verdadero valor de la enfermería. Y la ciudadanía sabe que si no hay suficientes enfermeras serán sus seres queridos y sus familiares quienes tengan que intervenir para prestar cuidados. La calidad de sus propios cuidados y los de sus seres queridos también se verá mermada.

La pandemia ha mostrado las fragilidades y debilidades de nuestros sistemas sanitarios y nuestras sociedades, pero también nos ha mostrado un gran sentido de solidaridad y consenso sobre cuáles son las cosas más importantes de la vida, lo que realmente importa y por qué el encuentro entre la ciudadanía y los trabajadores sanitarios tiene el potencial de ser una fuerza para el cambio poderosa y positiva".

La votación sobre la iniciativa de enfermería de Suiza, cuyo resultado se decidirá el domingo 28 de noviembre, es sobre propuestas para mejorar al colectivo de las enfermeras suizas, en particular:

  • Ampliar las responsabilidades de las enfermeras en relación con la prescripción en el campo de la enfermería sin necesidad de que sus decisiones las refrende un médico.
  • Formar a más enfermeras para ocupar las 11 000 vacantes de enfermería en toda Suiza. El país y los cantones locales han de invertir en formación, así como incrementar las cifras y mejorar el pago de los estudiantes para que la formación de enfermería sea más atractiva.
  • Retener a enfermeras y mejorar las condiciones laborales. En la actualidad, 4 de cada 10 enfermeras abandonan la profesión muy temprano. Hacen falta programas de trabajo más fiables, estructuras compatibles con la familia y buenas oportunidades de desarrollo profesional. Los sueldos han de cumplir con todos los requisitos relativos a las competencias y la carga de trabajo.
  • La iniciativa suiza de enfermería pretende garantizar la presencia de suficientes enfermeras en todos los turnos: "Una enfermera solo puede ser responsable de un determinado número de pacientes, dependiendo de su área. Así se garantiza la calidad, la seguridad del paciente, el uso eficiente de recursos y se incrementa la satisfacción laboral y por ende la cantidad del tiempo dedicado a la profesión", afirma la Presidenta de la Asociación de Enfermeras de Suiza (SBK-ASI), Sophie Ley.

La Presidenta Ley ha declarado que la COVID-19 está suponiendo una carga adicional para las enfermeras que ya están cansadas y sobrecargadas de trabajo, lo cual aumenta el potencial de errores que podrían poner en riesgo a los pacientes.

"Las enfermeras llevan mucho tiempo trabajando al máximo y están al borde del agotamiento y abandonando la profesión porque no ven perspectivas de mejora. La COVID-19 ha incrementado aún más la carga de trabajo de muchas enfermeras".

La Asociación de Enfermeras de Suiza ha señalado que el gobierno suizo ha decidido rechazar la iniciativa sin ofrecer ninguna propuesta alternativa. El Parlamento de Suiza ha realizado una contrapropuesta pero centrándose solo en incrementar las cifras relativas a la formación. No se ha considerado ninguna mejora de las condiciones laborales o dotaciones de personal adecuadas.

Descargar del comunicado de prensa aquí