Publicaciones Día Internacional de la Enfermera 2004 - Las enfermeras trabajan con los pobres y en contra de la pobreza

2004 - Las enfermeras trabajan con los pobres y en contra de la pobreza

IND2004_SP_350

Estimadas colegas:

La pobreza es la mayor lacra a que nos enfrentamos hoy. Por ello, el CIE ha optado por centrarse en la pobreza, como tema del DIE para este año. Unos 1.200 millones de personas viven en extrema pobreza, es decir, con menos de 1dólar al día. Esto significa que carecen de lo indispensable para satisfacer las necesidades básicas de una vida sana: alimentación, agua, vestido, vivienda y atención de salud adecuados. Además, otros 2.800 millones de personas viven con menos de 2 dólares al día.

La pobreza y la mala salud van unidas y a los pobres corresponde una carga desproporcionada de enfermedad. Los 1.200 millones de personas más pobres soportan las dos terceras partes de las enfermedades transmisibles del mundo, de la mortalidad materna y perinatal, y de las deficiencias nutricionales. La especial crueldad de la pobreza es el círculo vicioso por el cual las personas no tienen acceso a la salud, a la educación ni a otros medios de incrementar sus ingresos y mejorar su estado de salud. Sin embargo, sin una buena salud las posibilidades de que la persona evite la pobreza quedan gravemente disminuidas.

¿Qué podemos hacer en tanto que enfermeras? Sabemos que mediante las inversiones en educación, en atención de salud y en una sólida política social pueden mejorarse los resultados de salud. Asimismo sabemos que la salud es un activo, por lo que fomentarla y protegerla ha de ser una de nuestras principales preocupaciones. Esto significa que hemos de cerciorarnos de que estamos formados en lo que son los factores determinantes de la salud, en la capacitación, y en el trabajo con las comunidades y los grupos vulnerables para resolver sus necesidades exclusivas.

Podemos trabajar para conseguir que se trate a los pobres con respeto, y de hecho trabajamos para influir en las políticas y programas, con el fin de conseguir que en su diseño se tengan presentes a los pobres y a los más vulnerables. Podemos influir en favor de unas normas del trabajo equitativas, puestos de trabajo seguros, igualdad de derechos para la mujer (que representa el 70% de los más pobres), e influir también para conseguir la igualdad de acceso a los servicios de salud.

Las enfermeras son, entre las profesiones de salud, las que más confianza merecen. Podemos hacer mucho para trabajar con los pobres y en beneficio de los pobres. Colaboramos con ellos para conseguir que su voz se oiga, que se les incluya en las decisiones que les afectan, y que se aborden las desigualdades de acceso, de empleo, de servicios, de género, de etnia y de raza.

Trabajando al lado de los clientes, de los dispensadores de servicios, de los dirigentes de la comunidad, de los elaboradores de las políticas y de los políticos, haremos lo que nos corresponde para reducir la plaga de la pobreza.

Atentos saludos,

Christine Hancock
Presidenta
Judith A. Oulton
Directora general
Última actualización el Jueves 03 de Abril de 2014 14:28