• Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra
Background

Antecedentes

Durante el pasado decenio, el CIE ha respondido a las necesidades, identificadas por las asociaciones miembros, de cambiar y mejorar la manera en que las enfermeras se preparan para la gestión y el liderazgo. El CIE reconoce que el liderazgo es un componente esencial de la dirección moderna.

Todo el entorno de la enfermería y de los servicios de salud viene experimentando un rápido cambio. La reforma de la salud se produce en muchos lugares del mundo. Y esa tendencia se acelera. Organismos tales como la Organisación para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud se ocupan de la reforma de la salud pues ésta se considera frecuentemente parte de un proceso mucho más amplio de reestructuración social y política.

Para la enfermería, la reforma del sistema de salud tiene una importancia considerable. Los países están tratando de mejorar el estado de salud de sus poblaciones y de conseguir el mayor provecho posible del dinero que emplean en la atención de salud. Las necesidades de salud aumentan; y aumentan también, al mismo tiempo, las limitaciones financieras.

En la mayoría de los países no industrializados, las enfermeras (y muchas veces también las matronas) son las únicas dispensadoras estables de cuidados de salud en las regiones rurales y en los barrios urbanos de ingresos bajos. Las enfermeras dispensan y gestionan la mayor parte de la atención primaria de salud en las zonas rurales y urbanas. En otros países, las enfermeras son las dispensadoras principales de cuidados de salud, tanto en los hospitales como en los contextos comunitarios. Las enfermeras planifican los servicios, asignan y gestionan los recursos, y aportan a la elaboración de la política general y a la adopción de decisiones sus conocimientos de la salud y de las necesidades de salud.

Para que la reforma de la salud cambie eficazmente las políticas de salud y reforme la institución, las enfermeras han de formar parte del proceso de reforma. Las que ocupan o van a ocupar puestos importantes de dirección y gestión han de estar idóneamente preparadas para contribuir a dar forma a la política general, trabajar eficazmente en equipos interdisciplinarios, planificar y gestionar servicios eficaces y económicos, implicar a las comunidades y a los interesados en la planificación y en la prestación de los servicios de salud, y preparar para el futuro a otras enfermeras gestoras y dirigentes.

La experiencia indica que la reforma de la salud avanza a un ritmo del que muchas enfermeras no han sido conscientes y para el que no están preparadas.

Las enfermeras entienden bien el contexto y la finalidad de la reforma de la salud, tienen una visión de cómo pueden desarrollarse en sus países los servicios de salud y enfermería, tienen también capacidad para planificar estratégicamente el cambio y gestionarlo, y tienen la fortaleza y la confianza necesarias para ser dinámicas y estar al día en un entorno de cambio exigente y con frecuencia agotador.

Éste es frecuentemente un problema importante por la formación de carácter jerárquico que las enfermeras quizá han recibido o porque las estructuras de la atención de salud no han sido favorables a las enfermeras ni a la mujer en general a pesar de la importante función que éstas desempeñan en la atención de salud. Muchas veces las enfermeras sienten que les faltan el poder y las capacidades que necesitan para hacer frente a las responsabilidades que, a pesar de todo, les incumben.

Por otra parte, a menudo se piensa que las enfermeras son tradicionales y que se limitan a reaccionar ante las circunstancias, y no se las percibe como dirigentes capaces de hacer una importante contribución al desarrollo y gestión de la política general de los servicios de salud. A veces las propias enfermeras desconocen el potencial y la confianza que tienen para actuar de otras maneras. Los programas mundiales de Liderazgo para el cambio™ tienen por objeto contribuir a cambiar esta situación.

Los programas regionales y nacionales forman parte de la iniciativa general del CIE destinada a preparar a las enfermeras para la dirección, que se centra en la coyuntura actual de reforma de la salud. Un supuesto de capital importancia es que el mejor modo de desarrollar las capacidades específicas de gestión y liderazgo es mediante programas nacionales de formación pertinentes. Sin embargo, los proyectos regionales y nacionales persiguen la finalidad de ayudar al cumplimiento de este deber en el plano nacional cooperando con los dirigentes actuales o potenciales de distintos países para:

  • Ampliar su comprensión de la reforma internacional de la salud y de las consecuencias de tal reforma para las enfermeras dirigentes y gestoras; y
  • Desarrollar capacidades y estrategias de gestión, de dirección y de elaboración de políticas, que influyan en el país y en la organización.

Una premisa capital es que las enfermeras han de estar preparadas para ocupar puestos de gestión, dirección y elaboración de políticas no sólo en la enfermería sino también en los servicios de salud en general. Esta urgencia proviene de que el ámbito de la reforma de la salud se amplía y su ritmo se acelera.

El programa LPC™ se centra en incrementar la eficacia en:

  • El desarrollo de la planificación y de la política de salud.
  • El liderazgo y la gestión de los servicios de enfermería y salud.
  • El desarrollo de servicios de enfermería económicos y de calidad.
  • La preparación de futuros gestores y dirigentes, enfermeras y no enfermeras.
  • El sostenimiento del desarrollo.
  • Las contribuciones en los equipos de salud y dirección en general.
  • La influencia en los cambios de los planes de estudios.
  • El establecimiento de redes en los planos nacional, regional e internacional.
    LFC ™ focuses on enhancing effectiveness in:
  • Health planning and policy development;
  • Leadership and management in nursing and health services;
  • Developing quality cost effective nursing services;
  • Preparing future managers and leaders, nurses and non-nurses;
  • Sustaining development;
  • Contributing within the broader health and management teams;
  • Influencing curricula changes;
  • Networking nationally, regionally and internationally.
Última actualización el Lunes 12 de Abril de 2010 19:49